No solo de odio vive el hombre…

     Ahora que se acaba el verano, viene bien recordar que hace unas semanas pasamos mi mujer Ana y yo unos días muy buenos en el Rompido, y como no solo de odio vive el hombre (aunque te da una energía que bien canalizada te impulsa que da gusto), quiero agradecer con esta modesta entrada a Fuerte Hoteles la invitación que nos hizo a su hotel… Sigue leyendo

Ojeando… viejos discos

    discos viejos Pues sí, el fin de semana pasada estuve con Ana, mi mujer, en Ojeando, un festival de música que se celebra en el municipio malagueño de Ojén. Un par de días muy divertidos, con un ambiente estupendo, en el que la gente de un pueblo pequeñito ubicado en la sierra muy cerca de Marbella, tiene la generosidad de ofrecer sus calles y su tranquilidad a los asistentes al evento. Y además lo hacen, jóvenes y mayores, disfrutando de la marcha… eso es ser desinteresados. Sigue leyendo

Rutina. Rutina. Rutina…

rutina     Rutina. Rutina. Rutina. No, este comienzo no es un burdo intento de conseguir un gran posicionamiento para esta entrada. Y menos para un término tan chungo a priori para un blog. Es más bien la sensación que me invade desde hace unos días. Quizá unas semanas. Vaya usted a saber. Y es la responsable principal de que haya dejado un poco de lado este blog, que durante un tiempo me ha tenido, de una manera un poco ambivalente y quizá infantil, ilusionado. Sigue leyendo

Ducha fría

     No, no voy a tratar el tema que algun@s de vosotr@s, mentes obtusas, podéis sospechar al leer el ¿ingenioso? título de esta entrada de mi blog. Nada tiene que ver con el advenimiento de la primavera, las pulsiones más bajas del ser humano y un sistema ancestral de reducirlas. Más bien tiene que ver con una situación que sufrí ayer, y que no quería dejar de compartir con vosotr@s. Sigue leyendo

Hermanos

   aviondespegando  Hoy tengo una sensación agridulce en el cuerpo. Os explico por qué. Mi hermano Álvaro se marcha mañana a Zurich, para posteriormente trasladarse a Londres, donde ha encontrado un buen trabajo. Así que por supuesto estoy contento por él, que ha encontrado un puesto acorde a su formación, buenas condiciones laborales y un sueldo digno. Pero no puedo dejar de sentirme triste, porque sé que no quiere marcharse, y desde luego yo no tengo ganas de tenerlo tan lejos. Sigue leyendo

Hasta el papo del Papa

robertmitchum     Hace unas semanas, mi compañera Ana Beauchy, inteligente y sagaz periodista, plantó una semilla que no ha dejado de crecer… Una mañana me dijo: “¿Te has dado cuenta que desde que ha renunciado el Papa, no pasa día que no emitan por lo menos una noticia relacionada con el tema en informativos?”. Desde ese momento, el asunto no ha hecho más que crecer… y ha llegado el cónclave maldito. Sigue leyendo

El polémico Goya de Candela Peña

     La gala de entrega de los Premios de la Academia del Cine español estuvo ayer marcada por dos factores principales: las intervenciones de protesta y reivindicación de la presentadora, el presidente de la Academia y varios de l@s premiad@s por un lado; y la equivocación de Adriana Ugarte a la hora de otorgar el premio a la mejor canción por otro. Sigue leyendo

Ahí te quiero Wert

wert     Lo primero que quiero hacer hoy es pedir perdón. Cuando comencé a dar forma y escribir este blog animado por Edu, mi profesor del curso de CM, no tenía muy claro los temas que iba a tratar. ¿Un blog profesional? No tengo el bagaje necesario para hacer algo innovador que merezca la pena. ¿De cine o música? Hace unos años hubiera sido la primera opción, pero hoy no estoy tan al día como quisiera para poder escribir de ello con confianza. Entonces… lo único que sabía es que no quería hablar de política. Estoy tan cansado y quemado como la mayoría de la población nacional, y no me apetecía señalarme escribiendo sobre el tema. Pero resulta que a veces, como hoy, me siento con ganas de escribir y lo primero que me viene a la mente es el asco que me da gente que dice cosas como esta…

     Al escuchar sus palabras, y luego al leerlas en la prensa, lo primero que me pregunto es qué hubiera pasado si grandes personalidades como, yo que sé, García Lorca, Ortega y Gasset, Ramón y Cajal, Severo Ochoa o Juan Ramón Jiménez hubieran encaminado sus vidas con el fin único de la inserción laboral. Si no se hubieran dejado llevar por la pasión, por la ilusión y el impulso de expresar lo que llevaban dentro. De explorar caminos que nadie había pisado, sin certidumbre de si eso les llevaría o no a alguna parte. Con el único motor de aportar algo al mundo, sin pensar en si eso les proporcionaría un trabajo para toda la vida o 14 salarios anuales más paga de beneficios. No pensando como lo hacía Alan Watts en esta reflexión. Sigue leyendo

Si me sigues, yo te sigo

     Algunos a mi alrededor deben estar ya un poco saturados, y otros a punto de explotar, de que mi conversación gire en las últimas semanas en torno al tema de las redes sociales. Pues no os queda nada que aguantar, amig@s, al parecer voy a dedicarme a esto… El caso es que si hablo mucho de ello es porque pienso mucho en ello y, además de las virtudes que todos conocemos, tienen algunos aspectos oscuros que pueden llegar a sacarte de tus casillas.

     Lo que más aburre es ese usuario tipo que te pide que lo sigas para hacer lo mismo contigo. O que le des un “me gusta” a cambio de otro, o de la eterna felicidad de una preciosa camada de perros alsacianos. Algunos de ellos tienen un fin económico, otros la mera intención de superar la barrera de los ¿500? ¿1000? seguidores. El número de usuarios realizando estas prácticas suele ser inversamente proporcional al interés que mantengo en esa red.

borregos Sigue leyendo

¿Dónde está mi sobre?

     Supongo que nada más leer el título de esta entrada, os imagináis de qué estoy hablando. No es muy original, todos tenemos una mezcla de sensaciones que van desde el hastío al asco, pasando por la incredulidad y el odio extremo. A esto añado que los últimos sobres que he recibido contenían facturas, publicidad y mi carta de despido. Ya estoy leyendo a muchos decir eso de “la corrupción hay que denunciarla siempre, sean cuales sean sus siglas”. No puedo estar más de acuerdo, listos, pero dejad de decir lo mismo cada vez que les toca a las vuestras. En mi caso lo tengo claro: no tengo siglas que me representen ni ganas de tenerlas.

     He estado trabajando en el mundo de la información más de diez años, hasta que hace seis meses me quedé en paro. Por interés personal y profesional he leído prensa local y nacional, visto informativos y escuchado las noticias en la radio cada día. Hasta este verano. Un día de julio me levanté contento y un par de horas después, tras escuchar un par de informativos en radio y leer por encima la prensa en internet, estaba despotricando contra todo y contra todos, de mala leche y con dolor de estómago. Llevo desde entonces que no leo casi que ni la sección de deportes. Me informo por encima en Twiter y poco más.

dinero negro

      Sigue leyendo